Recicla las bolsas de plástico

Si adquieres pocos
productos cuando vas al súper, lo recomendable es que los cargues con las
manos.


Las bolsas de plástico
son ligeras, prácticas y, a simple vista, inofensivas; sin embargo, implican un
peligro ambiental, porque están hechas de derivados del petróleo y tardan entre
150 y 400 años en degradarse. Por si fuera poco, es más barato producirlas que
reciclarlas y sólo el uno por ciento de ellas se aprovecha después de usadas. 

Unos 18 mil pedazos de
plástico flotan en cada kilómetro cuadrado del Océano, según cálculos del Fondo
Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés). Se estima que 200
mil especies marinas mueren cada año, cuando en busca de alimento, confunden
las bolsas desechables con pulpos o calamares.

Consumo mundial

De acuerdo con la
Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos, en el mundo se consumen
más de 500 billones de bolsas de plástico que terminan en océanos, ríos,
costas, campos, calles, coladeras y tiraderos a cielo abierto, incluso, se han
llegado a encontrar en el Círculo Ártico. Además de contaminar nuestras aguas y
tierras, cuando son incineradas desprenden dioxinas, sustancias muy tóxicas que
afectan el sistema inmunológico, reproductivo, el hígado y la tiroides de las
personas.

Muchas organizaciones
ambientalistas como el Fondo Mundial para la Naturaleza y Greenpeace, luchan
para que desaparezcan y vuelvan a usarse las de tela. En países como Irlanda,
Canadá y Bangladesh ya se han tomado algunas medidas. En China, por ejemplo, se
prohíbe regalarlas en los establecimientos comerciales, con lo que se obliga al
consumidor a sólo comprar las indispensables y volverlas a usar antes de
desecharlas. Con esta nueva norma se ahorran 37 millones de barriles de petróleo al año.

¿Qué pasa en nuestro
país?

En México, falta mucho
por hacer. Aunque ha habido intentos por crear conciencia a este respecto,
urgen nuevas leyes que prohíban o limiten el uso indiscriminado de las bolsas
de plástico. Por lo pronto, cada uno podemos hacer algo al respecto si seguimos
las siguientes recomendaciones:

• Usa bolsos de tela,
mochilas, cestos o el carrito del mandado para hacer las compras.

• Opta por pedir en la
panadería bolsas de papel, que son más amigables con el ambiente.

• Pídele al empacador en
el supermercado que ponga más artículos en cada bolsa, para evitar que te den
más de las que necesitas.

• Reutilízalas cuando
vayas a la tienda o al mercado.

• Cuando compres uno o
dos artículos, cárgalos en las manos.

Las grandes
transformaciones empiezan por unos cuantos que van contagiando a los demás
hasta lograr el cambio. Por ello, la responsabilidad de cuidar el medio
ambiente y la naturaleza es de todos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *