Dos en el mismo barco

Idear estrategias
de solución y alternativas para conseguir un nuevo empleo, alentarán a tu
pareja a no decaer su ánimo.

En esta
época en que la economía mundial es un albur y obliga a limitar las fuentes de
empleo, el ánimo se merma, sobre todo cuando estos recortes afectan a la pareja
y por consecuencia al entorno familiar; cuando este es el caso es prioritario
hacer un acto de empatía con él, sobre todo si es el responsable de generar
única o mayoritariamente el ingreso y evitar actitudes o palabras que lo hagan
sentir presionado o incompetente.

Sofía
Rivera, especialista y catedrática de la Facultad de Psicología de la
Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), advierte que una persona que
enfrenta el desempleo pasa por diversos sentimientos, el primero es de
relajamiento y tranquilidad al confiar en que pronto surgirá otra opción
laboral, en tanto se continúa con la búsqueda hay optimismo y concentración.
“Pero cuando el tiempo transcurre y las negativas se presentan continuamente,
la persona comienza a irritarse, a tener problemas en lo que se refiere a su
relación con quienes le rodean, debido a que siente la presión de encontrar un
empleo, pues seguramente los fondos de ahorro empiezan a ponerse en riesgo”.

Su apoyo,
un valioso aliciente

¿Cómo dar
ayuda cuando se comparte una misma preocupación? Parece que no se trata de una
tarea sencilla, pero sí lo es cuando se está preparado para generar estrategias
de solución: “Lo más usual es recurrir a palabras hechas como: ‘No te
preocupes, vamos a salir adelante’, ‘ten paciencia, todo se va a arreglar’ y
quizá en un inicio tengan un impacto positivo, pero conforme pasa el tiempo y
esto no ocurre dejan de tener peso para quien se ha quedado en el desempleo y
con gastos  que sufragar, por eso es mejor que al tiempo que pretendemos
ofrecer alivio a través de  ellas, también llevemos a cabo acciones
encaminadas a resolver, por ejemplo, si alguien dice: ‘Verás que lo vamos a
solucionar’ y no da alternativas, no servirá de mucho, mientras que si
afirmamos: ‘Siempre hay remedio. Si yo empiezo a ahorrar en algunas cosas y
además, sacamos provecho de lo bien que me quedan los pasteles y preparamos
unos para venderlos y obtener alguna ganancia’, de esta forma se ha dado una
posibilidad real”.

Fortalecer su autoestima

Una de
las áreas que más se ven afectadas con la pérdida del empleo y la búsqueda
infructuosa de una nueva posibilidad de trabajo es la autoestima. “Quienes
pasan por esta situación llegan a pensar que tienen desventaja ante otros
competidores porque sus facultades son limitadas, con lo que se corre el riesgo
que reinicien su búsqueda en empresas que les representen una exigencia menor a
la que tenían en el anterior trabajo, por consecuencia el sueldo irá en
proporción a la labor desempeñada. Además, existe un sentimiento de
culpabilidad, ya que asumen que son responsable de poner a la familia en
problemas económicos y creen que no cumplen con su función de proveedor del
hogar”.

Ante este
panorama, tu jugarás un papel fundamental. Si conservas tu empleo es
conveniente que elaboren estrategias de administración de gastos, lo mejor en
este caso, apunta la experta, es mantener en resguardo el monto que tu pareja
haya percibido por concepto de liquidación y que cubran sus gastos con tu ingreso,
a fin de que el estrés y la angustia no lo afecten.

Y aunque
la organización económica será un punto a atender vital, para superar la
crisis, lo principal será que establezcan una comunicación efectiva que les
permita a ambos compartir sentimientos y elaborar salidas de escape al
problema.

Si bien
es cierto que el aspecto material ocupa un lugar importante, vale la pena
reflexionar en el sentido de que todas las mejoras que se buscan en el hogar y
en el estilo de vida, están inspiradas por el amor que los une, por lo que
mientras este sentimiento esté latente, lo demás se convierte en un adorno que
puede o no estar y no altera la relación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *