Amor incondicional

Ambos están decididos a dar el “Sí”, pero no deja de incomodarte saber que él no tiene la menor intención de realizar un súper festejo con bombo y platillo. ¿Será esto un indicio de que realmente no está convencido de casarse? ¿O realmente prefiere algo sencillo y discreto? ¡No hagas conjeturas! Contesta este test y sal de la duda.

1. ¿Cuál fue el contexto en el que tomaron la decisión de casarse?

a) Yo le dije que o dábamos el gran paso, o terminábamos la relación.

b) Yo sospechaba que quería hacerme la petición, pero no se animaba, así que lo ayudé a hacerlo y él se sintió muy aliviado.

c) Me entregó muy emocionado el anillo y empezamos a organizar todo.

2. Cuando él comparte con sus amigos la noticia de que ya se van a casar y explica las razones, ¿cuáles son sus argumentos?

a) Que yo ya tenía ganas de casarme y que después de tantos años de noviazgo había que hacerlo.

b) Les comenta que hacía tiempo que quería hacerlo, pero temía no recibir la respuesta que esperaba.

c) Afirma convencido que soy la mujer con la que quiere compartir su vida.

3. Desde el momento de empezar a planear la boda ¿cómo ha sido su actitud?

a) Siempre se tensa y me dice que no es necesario causar tanto revuelo, que quizá sería mejor abstenernos de todo el evento.

b) Aunque él prefiere algo sencillo y muy familiar, le complace verme contenta con la planeación.

c) Los dos participamos activamente, procuramos ponernos de acuerdo para poder ir juntos con la organizadora de bodas.

4. Cada vez que hablan de cómo será la vida para ustedes, una vez que compartan el techo, su visión es:

a) Insiste en que cada uno debe de continuar con su vida normal, tal y como lo acostumbraban: salir con amigos, hacer escalas frecuentes en casa de sus padres y cumplir cabalmente con los horarios de trabajo aún cuando éstos sean excesivos.

b) Te pide que se organicen para que puedan participar en las actividades que cada uno tiene, pero que si en algún momento te sientes invadida, se lo digas con confianza.

c) Ya tienen muy definidas aquellas cosas que podrán realizar juntos y cómo van a repartir sus momentos de actividades por separado, aunque esto no indica que no puedan integrarse en alguna oportunidad a lo que hacen en lo individual.

 

Mayoría de A

Quizá es momento de hacer un alto en la relación pues es posible que él realmente no esté tan convencido de sea el momento ideal para casarse. Es lógico que, debido a la emoción que te invade, pases por alto la indiferencia o incertidumbre que a veces caracteriza a tu pareja; sin embargo, es pertinente que te asegures de que ambos desean lo mismo y que están dispuestos a poner lo mejor de sí para que su unión funcione. Lo más importante es que vean por su futuro y procuren su felicidad, así que vale la pena que se sienten a platicar con tranquilidad, respeto y amor, para sacar la conclusión más adecuada.

 

Mayoría de B

Claro que hay amor, eso no está en duda. El reto es ayudar a que tu pareja se libere un poco de las presiones y opte por disfrutar plenamente del momento y de la relación que tienen. Hazle sentir confianza  mostrándole que estás feliz de compartir la vida con él y extérnale lo maravilloso que será hacer partícipes
de esta gran experiencia a las personas que los quieren.

 

Mayoría de C

En tu relación no solamente hay amor, también mucho entusiasmo por la nueva vida que les espera. Ambos están gozando de cada instante y nada los limita a  expresarlo. Conserven ese entusiasmo y comunicación para su vida futura. No pierdan la confianza ni esa habilidad que tienen para unirse y esforzarse por lo que anhelan. La relación se corona con la alegría de vivir que tienen y el amor que se profesan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *