¿Viajas con tu vestido de novia?

Ya sea que te dirijas al otro lado del mundo para comprar tu ajuar o que tu boda se realice en un poblado cercano o, simplemente, quieras que esta divina prenda luzca sin arrugas en tu celebración, aquí te compartiremos algunas ideas y trucos para que tu vestido viaje seguro.

La mayoría de las tiendas, al entregarte tu vestido de novia, lo hacen colgándolo de un gancho y protegiéndolo con una bolsa de plástico o sintética y con cierre, con el corsé mirando al frente y algunas veces colocando dentro mucho papel de china para evitar que se arrugue. Pero, cuando se planea viajar con esta delicada prenda ya sea porque se compró en otra ciudad o porque la boda será en otro lugar, necesitaremos procurarle otros cuidados para evitar que se maltrate.

En auto
Llena el cuerpo de tu vestido con el mayor papel de china posible (en color blanco, por supuesto), no haciéndolo bolas sino juntando los pliegos; haz lo mismo entre cada doblez de la cauda y falda. Posteriormente colócale la bolsa. Si no quieres usar la bolsa, puedes utilizar una sábana de base para cubrir el frente del vestido (la que tiene resorte es mejor) y otra para la parte de atrás y une ambas mantas con seguros o alfileres. Al colgar el vestido en el auto asegúrate que el cuerpo vea hacia la puerta y el resto del vestido (falda y cauda) queden sobre el asiento.

En barco
Utiliza la misma fórmula anterior. Si te casas en un crucero, es muy probable que ellos te ofrezcan el servicio de planchado en el barco, sólo habrá que informarse previamente.

En avión
Hubo una época en la que podías subir al avión con tu vestido de novia y colgarlo en la cabina del almacén; sin embargo, por cuestión de seguridad, hoy en día la mayoría de aerolíneas insisten en que registres tu vestido con el resto de equipaje. Cuando se trata de un vestido de líneas sencillas sin grandes caudas o faldones, bastará con protegerlo con una bolsa grande ya sea de plástico o sintética (completamente cerrada) procurándole los cuidados anteriores. Si se trata de un modelo voluminoso de cauda larga y faldones, haz uso de una caja especial para guardarlo o, incluso, un velís (especie de maleta con paredes duras) para evitar que se estropeé, sigue las instrucciones abajo señaladas sobre cómo empacarlo en casa. Llama previamente a la aerolínea para averiguar si hay algún tipo de restricciones o si cuentan con un espacio seguro para su traslado.

En la boutique
Coméntale a tu diseñador o al personal de la boutique donde lo compres sobre el traslado de tu vestido y la manera en que se realizará (auto, avión, etcétera), ellos lo empacarán de la mejor manera posible, ya sea en una caja o bolsa. Si no cuentan con los implementos para ello, consigue una caja lo suficientemente grande (puedes adquirirla en las tiendas de cajas de cartón), lleva suficiente papel de china para colocarlo en cada doblez de la prenda y pídeles que te ayuden a colocarlo.

En casa
Si tú misma deseas empacarlo, consigue una caja de cartón de al menos una tercera parte del largo de tu vestido, y coloca dentro varias capas de papel de china blanco. Comienza por doblar el vestido fuera de la caja para que te resulte más sencillo, pero siempre calculando el tamaño real del interior de la caja.

Coloca el vestido sobre tu cama con el frente boca abajo y extiende toda la falda asegurándote que de las costuras laterales queden en la orilla. Intentaremos formar un rectángulo en la falda de manera que el ancho quede del mismo tamaño que el talle o corsé. Toma la parte más grande de la falda y dóblala hacia el centro; si la falda es demasiado amplia podrás realizar dos o más dobleces hasta alcanzar el centro. En cada doblez que realices coloca suficiente papel de china para evitar marcas. Haz lo mismo con el otro extremo de la falda. Una vez que queda el ancho de toda la prenda del mismo tamaño, doblaremos en tres partes iniciando desde la parte baja de la falda; el primer doblez será a la altura de las rodillas y el segundo más o menos a la altura de la cadera (cada parte deberá ser de igual tamaño); en cada doblez coloca papel de china. Tómalo con mucho cuidado y colócalo en la caja de manera que el corsé o talle alto (donde está el busto y mangas) quede mirando hacia arriba ya dentro de la caja.

Ahora utiliza más papel de china para rellenar el talle y acojina con el papel todos los adornos, moños, mangas, etcétera, para que se protejan; aunque muevas la caja el vestido entero deberá quedar inmóvil pues todos los espacios serán rellenados con papel de china. Tu vestido no debe bailar dentro de la caja, ¡guarda la bailada para la fiesta!

Empresas especializadas
Hay empresas especializadas en el cuidado de vestidos de novia donde además de empacarlo para emprender un largo viaje, te ofrecen el servicio de planchado, una de ellas es Specialty Cleaners (Tel. 01 33 3630 8421), expertos en el cuidado y preservación de vestidos de novia. No importa que tu boda sea en tu misma ciudad de origen, el planchado será factor primordial.

Remedios anti-arrugas
Cuelga tu vestido en la puerta del baño o en un lugar del baño donde no lo vaya a tocar el agua; abre la llave de agua caliente, cierra la puerta del baño y deja el agua correr hasta que el baño se llene de vapor, éste eliminará la mayor parte de las arrugas pequeñas. Recuerda colocar una cubeta para acumular el agua que sale de la regadera y darle un uso posterior.

Invierte en un pequeño vaporizador o utiliza tu secador en caliente; pásalo cerca de las arrugas, sin tocarlas y sin acercarte demasiado. Si utilizas el vaporizador protege su salida con una toalla para evitar las primeras gotas de agua.

Por último, si tú vestido se mojó durante el festejo porque tu boda fue en la playa, en un jardín empastado o accidentalmente derramaste agua sobre él, debes dejarlo secar antes de guardarlo y tan pronto te sea posible enviarlo con los expertos para su limpieza, para que, así, este bello recuerdo de tu Gran Día dure por siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *