Tu propio estudio

Hoy en día los hombres de la casa optan por incluir en su hogar una área que se convierta en “su espacio”, una zona en donde relajarse, explayarse y disfrutar de toda la tecnología y, claro, de sus adorados gadgets a los que verdaderamente se vuelven adictos.

Un buen equipo de sonido, un plasma y el más avanzado sistema cómputo son sus prioridades. En esta zona trabajan y se relajan por igual, por lo que es primordial establecer una lista con todas las funciones que el hombre de la casa le dará a este, su espacio. Ya verás que la decoración de estas habitaciones-estudio pueden plantear desafíos únicos.

Para iniciar la decoración de tu estudio en el nuevo hogar que compartirás con tu pareja, piensa en algunos de los conceptos básicos más importantes.

Ubicación
¿Vas a necesitar una habitación completa o sólo una parte de la habitación? Si tienes un departamento o casa con por lo menos tres recámaras, no dudes en adaptar una completa para uso de tu estudio, las otras dos habitaciones podrás usarlas una de dormitorio principal y la otra de dormitorio de visitas, en un futuro la de visitas podrás cambiarla por la del bebé si es que está en sus planes.

También debes considerar el tipo de espacio en el que te gustaría trabajar. Si te apasiona la luz natural y vistas al aire libre, trata de seleccionar un área donde tengas fácil acceso a una ventana. La orientación Norte-Sur resulta excelente para esta habitación, ya que la luz natural nunca es totalmente directa y permite trabajar cómodamente. Asegúrate de colocar los enchufes y contactos eléctricos necesarios, así como una toma de teléfono, para evitar extensiones corriendo por todo el lugar que, por cierto, no son nada agradables a la vista.

Mobiliario
Un escritorio y una silla probablemente estarán en la parte superior de tu lista de necesidades de mobiliario. Puedes incluir también un archivero, un librero y repisas de madera con buen soporte para tus equipos.

Un futón también es altamente recomendable pues aparte de servir para ver cómodamente una película o jugar videojuegos, te servirá como cuarto emergente de visitas, en caso de ser necesario.

Iluminación
También contribuirá a ensanchar el estudio, así que procuremos tener varios puntos de luz repartidos por toda la zona. Puede ser luz puntual que es muy artística y va dirigida especialmente a cada uno de tus equipos, o luz de trabajo que es la que abarca todo el espacio en general. Además, es importante contar con una ventana al exterior que facilite la ventilación de la estancia, pues al pasar mucho tiempo en pocos metros es muy fácil que el ambiente se sobrecargue.

También puedes colocar un dimmer en esta habitación, así podrás regular la intensidad de la luz y crear diferentes ambientes.

Accesorios
Esto puede ser un espacio de trabajo, pero no olvides que es tu casa, así que se puedes decorarlo de cualquier manera, el principal objetivo es crear un ambiente que te relaje y que te invite a realizar tus propias actividades. Olvídate de los accesorios de oficina tradicionales como aburridos cuadros, estantería de leforts o mobiliario muy serio. Personalizar tu estudio en casa con cosas que te gustan hará que imprimas carácter a la habitación; puedes colocar tu colección de autos miniatura, cuadros de arte abstracto, fotografías tuyas y de tu pareja enmarcadas en divertidos porta-retratos, muebles de colores vivos en contraste con repisas de madera en colores neutros, cristal esmerilado o acero inoxidable. ¡Se verán increíbles!

Estilo
La continuidad visual es clave en los estudios. Para lograrla, resulta imprescindible que un mismo concepto gobierne el conjunto de la habitación. Los estilos modernos, minimalistas y vanguardistas se presentan como los más adecuados para decorar estos espacios.

El metal como componente en mesas y sillas da un aspecto futurista y ligero que evita sobrecargar el ambiente, algo fatal en un estudio. La sobriedad del minimalismo ayuda a mantener un aire de limpieza y pulcritud, la línea contribuye a aumentar la sensación de continuidad visual.

Color
Entre los colores destaca el blanco pues aquí será de vital importancia su capacidad a la hora de incrementar ópticamente el tamaño de la habitación. El blanco es un color que provoca la productividad, por lo que es excelente para un área de estudio. Puedes pintar sólo un muro de la habitación en un color contrastante, el que sea de tu elección, éste le aportará carácter y personalidad.

Si sigues estos pasos no tendrás problemas en aprovechar y hacer perfectamente tuyo el espacio disfrutando de un cuarto de estudio en tu nuevo hogar. ¡Y no te limites a la hora de añadir ideas propias! Muebles de metacrilato, cuadros, una pecera, tu colección favorita, un rincón de lectura, en fin, siempre con medida, sin cometer excesos.

Verás qué increíble experiencia resulta el llegar a casa después de un largo día de trabajo y sentarte cómodamente en tu sillón favorito a disfrutar de tus gadgets, tu equipo de cómputo, tu play, tu Wii, tu plasma, tu sonido, claro, sin olvidar que puedes incluir en tu disfrute a la reina de tu nueva casa. Entonces, literalmente digamos: ¡manos a la obra!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *