Si te queda el saco, ¡póntelo!

Me veo obligada a empezar este artículo admitiendo que siento un poco de envidia por la simplicidad del clóset de los caballeros. Para decirlo mejor: siento envidia por la sencillez de los caballeros.

En mi experiencia como Stylist Guide nunca he escuchado a un hombre decir: “No tengo nada qué ponerme” o “No tengo con qué combinar estos zapatos”. Sus preocupaciones en cuanto al guardarropa se limitan al adecuado uso de las prendas y algunos, además, piensan también en las implicaciones que tiene su vestuario en su vida profesional.

Encuentro refrescante esa sencillez y sobre todo la practicidad con la que ven el mundo de la moda. Un hombre nunca se pondría unos zapatos que le aprietan o que no son cómodos sólo por que son bonitos o lo hacen ver más alto. Para ellos cada prenda debe ser cómoda antes que nada.

Aunque debo confesar que tambien he visto que en el afán de conservar esa simplicidad cometen algunos excesos, unos por falta de gusto, otros —la mayoría— por falta de conocimientos. Debido a que no existen en el mercado tantas revistas de moda de hombre, como las hay de mujeres, los caballeros tienen más limitado su acceso a este mundo y, sobre todo, a los conocimientos básicos del buen vestir.

Para que sepas cómo llevar algunas de las prendas básicas que encontrarás fácilmente en tu guardarropa y que usas día a día, te compartiré algunos criterios.

Pantalones
Son la prenda masculina por excelencia, aunque ahora lo llevan las mujeres con la misma frecuencia. Lo ideal es que sean de una tela suave al tacto y de buena consistencia. Esta debe de ser opaca o con poco brillo, ya que lo contrario luce de poca calidad. Un buen corte comienza en la cintura y termina donde empieza la suela del calzado. Desde atrás debe verse una línea recta del inicio al fin del largo. De frente se hará un ligero doblez en la parte baja del pantalón, en el empeine del zapato. No debe haber más de un doblez, si esto sucede, es porque está demasiado largo el pantalón.

Los colores negro, gris y azul marino son aptos para llevarlos a la oficina y eventos importantes. El color caqui se puede usar en un ambiente relajado de trabajo, pero no para un acto oficial o donde se requiera protocolo. Los colores blanco y beige se llevan en lugares donde hace demasiado calor, cerca de la playa o en ambientes muy relajados, pero no en entrevistas de trabajo.

Camisas
El cuello de la camisa debe estar perfectamente definido, puede tener un armazón de plástico para darle mejor forma —vienen en las camisas finas de vestir—, o bien alguna tela. Las mangas empiezan en la curva del brazo en el hombro y terminan debajo del hueso de la muñeca; deben caer suavemente y no hacer demasiados pliegues al llevarse el puño cerrado, saliendo cuando menos un centímero del saco. La manga tiene que ser lo suficientemente larga como para mantenerse incluso con el brazo doblado. La solapa de la chaqueta debe cubrir justo el borde exterior del cuello y sus puntas. Cuantas más puntadas tenga una costura, mayor aguante tendrá: busca camisas que tengan unas ocho puntadas por centímetro.

Una buena camisa tiene la parte trasera más larga que la de enfrente, para que se mantenga bien puesta incluso cuando te agaches. Verifica que los botones sean de un tono parecido al de la camisa o de concha nácar. El cuello recomendado es el cuello inglés. El cuello de la camisa debe sobresalir de la chaqueta por detrás.

El saco sport
Este deberá de ser de preferencia de tweed, lana o pana, en color café o alguna variedad de éste, estampado de espiga o pata de gallo, con tres botones al frente y bolsas y hombreras discretas. Busca modelos que caigan con gracia sobre la espalda sin formar ninguna línea en la parte trasera. Se usa sobre camisas de vestir o polos, para ocasiones informales pero que requieran de un saco, para las ocasiones formales se usará traje.

Cinturón
El cinturón será a juego con los zapatos, no del mismo tono pero sí algo en la misma gama. Un cinturón de piel, liso, con una hebilla sencilla, se puede llevar tanto con pantalones de vestir e informales como con jeans. Trata de tener uno en café y uno en negro. Opta por los de tamaño estándar, no demasiado gruesos, ya que es muy informal y poco elegante. Las hebillas de latón son clásicas y elegantes.

Zapatos
Ten en tu guardarropa unos zapatos cómodos, con suela de goma, que puedas usar todos los días, en color café, y otros negros para las ocasiones formales, con suela de piel y con agujetas. Unos mocasines también son bien vistos en el trabajo; pero los zapatos de gamuza, de los que se usan sin calcetines, sólo son para los fines de semana.

Polo
El polo de piqué es ideal para llevarlo en días de descanso y de trabajo informal; puede ser de colores vivos o suaves. También los matices más vibrantes se ven bien en este tipo de camisas, ya que son más ligeras.

Saco
Esta es la prenda que define tu guardarropa como casual, elegante o profesional. Los tonos gris, azul marino y negro son los que se usan para ocasiones formales. La lana es un buen material para el saco. Busca una textura ligera y con cuerpo.

Sabrás si éste te queda bien porque lograrás mover los brazos con soltura y no se hará ninguna línea en la parte de la espalda. Al doblar los brazos puede verse por lo menos un centímetro de la camisa y el movimiento no es forzado. Deja caer los brazos a los lados, dobla los dedos hacia el interior de la mano, así sabras el largo ideal de tu saco, éste debera llegar donde se hace el doblez de tus dedos.

Sigue estas sencillas reglas cuando armes tu guardarropa y procura siempre que la ropa que compres sea de acuerdo a tu complexión, si la prenda te queda un poco apretada prueba una talla más grande, si al probarla te queda suelta es que el corte no te favorece a ti, es decir, habrá que buscar otro modelo. Uno de los errores más comunes que veo en los caballeros es que usan prendas que son un poco más grandes que su talla. Para que no te pase eso, pruébate la ropa antes de comprarla.

Ahora sí, ya estas listo para armar un guardarropa a tu medida. Y recuerda, si te queda el saco, ¡póntelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *