París

Irresistible, cautivante, monumental, en una sola palabra: maravillosa, así es la hermosa ciudad de París, capital mundial del amor.

La Ciudad Luz es considerada uno de los lugares más bellos y románticos sobre la tierra, tal vez por su interesantes contrastes entre su modernidad y el refinamiento de tiempos pasados o quizás por su diversidad cultural o simplemente por sus exquisitas obras de arte, lo cierto es que es un lugar seductor que atrapa a los visitantes desde su llegada.

Hay mucho qué ver y qué disfrutar en París, por lo que una de las mejores recomendaciones es conocerla a bordo de un barco o touribús acondicionados con audio-guías que narran datos históricos y descripciones de los principales puntos de interés visitados. Sin duda, hay tres puntos que no te podrás perder: la Torre Eiffel, Notre Dame y el Arco del Triunfo.

La Torre Eiffel fue edificada para la Exposición Universal de 1889 y fue diseñada por el arquitecto Gustave Eiffel; su construcción estuvo marcada por el rechazo de los artistas de esa época que la veían como un enorme monstruo de acero. Hoy en día es el monumento más visitado a nivel mundial y centenares de visitantes suben a ella día con día para apreciar la espectacular vista de la ciudad.

Por otro lado, la Catedral de Notre Dame (Nuestra Señora de París), famosa por la obra literaria de Víctor Hugo, es una las iglesias góticas más hermosas del mundo. Cuenta con tres entradas principales, maravillosos vitrales y una nave decorada por un maravilloso rosetón. Los visitantes pueden subir a las torres y observar la ciudad en compañía de sus gárgolas, siempre vigilantes.

Otros de los recintos sacros que vale la pena visitar son la Iglesia de La Madeleine, la Sainte Chapelle y la Basílica del Sagrado Corazón, ubicada en Montmartre la colina más elevada y bella de la ciudad de las luces, lugar en el que el romance se respira en cada una de sus estrechas calles llenas de acogedores restaurantes y pobladas de artistas locales que complementan la encantadora postal.

Por su parte, el Arco del Triunfo, es uno de los monumentos emblemáticos de Francia, fue edificado por órdenes de Napoleón Bonaparte para conmemorar sus grandes victorias en batalla, como la famosa Austerlitz. Con 50 metros de altura, resguarda además la tumba del Soldado desconocido, muerto en la batalla de Verdún, mismo que representa a los soldados fallecidos durante la Primera Guerra Mundial.

Este hermoso arco histórico marca el inicio de otro de los grandes atractivos de la Cuidad Luz: los Campos Elíseos, parte del eje histórico de París. Una glamourosa avenida de casi dos kilómetros de extensión en la que se encuentran prestigiosas boutiques y restaurantes.

Los Campos Elíseos, desembocan en la Plaza de la Concordia, otro de los grandes atractivos turísticos de esta bella ciudad; en ella encontramos preciosas fuentes, jardines y el famoso Obelisco de Luxor, llevado a París por Napoleón, así como el Palacios del Descubrimiento, el Pequeño Palacio y el Gran Palacio.

El Jardín de las Tullerías es la antesala al famoso Museo de Louvre con su pirámide de cristal. Este museo es uno de los más importantes sobre la tierra gracias a su invaluable colección de arte, comenzando por el inmueble en sí que en el pasado fungió como un impresionante palacio real. Sus principales atractivos son La Venus de Milo, la Victoria de Samotracia y la enigmática Monalisa.

Otros de los grandes museos en París son el Museo de Orsay, considerado el paraíso de los impresionistas con obras de Manet, Monet y Renoir; el Museo Quai Branly, el cual exhibe muestras de las diversas culturas de Oceanía, Asia, África y América; el Museo Picasso; el Museo de Rodin, en donde se pueden observar maravillosas esculturas como El Pensador, y el Centro George Pompidou, edificio de vanguardia intemporal que alberga el Museo de Arte Moderno y una gran biblioteca pública.

Finalmente, París en barco es otra excelente opción. Puesto que muchas de las atracciones más importantes de esta impresionante ciudad están a la orilla del río Sena, es posible tomar los Bateaux Parisiens (barcos turísticos) que te ofrecen diferentes recorridos e incluso cena a bordo, lo que brinda la oportunidad de descubrir París de una manera muy original ofreciendo una maravillosa vista en primera fila de los grandes monumentos parisinos.

Por último, te recomendamos visitar el colosal Hospital de los Inválidos, donde se encuentra la Capilla de San Luis, misma que resalta por su opulenta cúpula cubierta con láminas de oro y donde descansan los restos de Napoleón; la majestuosa Ópera de París, compuesta por el Palacio Garnier y la Ópera de la Bastilla; Las Galerías Lafayette, un lujoso centro comercial y el cabaret más célebre del mundo: Moulin Rouge.

Como podrás ver, París es una ciudad sin igual, donde lograrás que tu luna de miel se convierta en el mejor inicio para tu nueva vida en pareja. Si deseas dejarte seducir por la Cuidad Luz, los esperamos en las instalaciones de Prego Viajes, donde con gusto te daremos la asesoría necesaria para diseñar un viaje de bodas a tu medida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *