Brindemos por los novios

Festejar casi siempre va de la mano de un buen brindis, y entre mejor preparado se esté, más se chocarán las copas como símbolo del deseo de los invitados por la eterna felicidad de los recién casados.

Y para que no suceda que a mitad de la celebración se queden sin vino, he aquí una serie de recomendaciones a tomar en consideración antes de definir la cantidad de bebidas alcohólicas que tendrán en su boda.

El número de invitados
Consulta tu lista de invitados y, con base en el total, haz un cálculo de cuántas personas serán las que los acompañen; sobre este dato determinarás la cantidad de vino por comprar, pensando en los diferentes grupos que conformarán tus invitados.

Es decir, hay familias que prefieren ron y si les das whisky será un desperdicio ya que no lo consumirán. O si sus amigos de la universidad prefieren brandy y ustedes ofrecen tequila, bueno, pues no quiere decir que no lo consuman, pero sí que el consumo de éste se verá minimizado. Y si los invitados toman cerveza y sólo hay vino blanco, entonces ni lo uno ni lo otro.

Esto que te comento es importante, mas no vital. Es decir, el que invita siempre querrá agradar a los asistentes; sin embargo, no siempre se cuenta con un presupuesto que permita comprar una gran variedad de licores para agasajar a todos los que les acompañen en la celebración de su boda.

También hay que tomar en consideración el horario que tendrá la celebración de su enlace. Si es de día, entonces, bebidas muy refrescantes como la cerveza o unos mojitos o daiquiris, a manera de bienvenida, resultarán geniales para recibir a los invitados que vienen de un caluroso trayecto después de la celebración religiosa.

Pero ofrecer este tipo de bebidas tan refrescantes en la noche, podría caer en el desperdicio o ser un gasto innecesario, pues la gente no estará tan sedienta. En este caso, si deseas ofrecer una bebida de bienvenida, los martinis serán la mejor opción.

Otro dato interesante es que la gente toma más durante el día que durante la noche, además de que hay una mayor tendencia a que la celebración se alargue, por lo cual el consumo de bebidas alcohólicas se incrementará alrededor de un 50 por ciento más que si fuera de noche.

El cálculo
En un cálculo sencillo podrías tomar como promedio cinco copas por persona para un evento de cinco horas. Así pues, para un evento de 250 invitados necesitarás 1,250 copas.

Botella de 750 ml = 17 copas
Botella de 1000 ml = 21 copas
Botella de vino de mesa = 8 copas

Tomando en cuenta estos datos, la fórmula para saber cuánto vino requieres para tu boda será la siguiente.

Si planeas adquirir botellas de 750 ml: el número de invitados por 5 —o por el número horas que durará tu evento—, entre 17, que es el número de copas que salen promedio de este tipo de botellas, esto te dará el total de botellas que necesitarás. Ya que tienes esta cantidad, entonces habrá que determinar qué tipo de bebida es la que comprarás y esto dependerá en gran medida del gusto de tus invitados y, claro, de tu presupuesto.

En el caso de ofrecer vino tinto, blanco o, bien, alguno espumoso sólo para el brindis, considera 1.5 copas por persona, ¿por qué? Pues porque será sólo para brindar. Volvemos a la misma fórmula, el número de invitados por 1.5, entre 8 que es el número de copas que salen de una botella de vino de mesa. Si hablamos de 250 personas el total sería un aproximado de 46 botellas.

Si planeas ofrecer cerveza, entonces considera 2 botellas medianas o 3 pequeñas por persona. Siguiendo el ejemplo de una boda para 250 personas, entonces serían 500 cervezas medianas.

¿A dónde acudir?
Hay muchas tiendas especializadas que venden el producto a consumo. Esto es de gran ayuda, ya que si te sobra podrás regresarlo y el costo te será devuelto, tendrás botellas sobradas y es muy recomendable si tienen intenciones de alargar la fiesta dependiendo de cómo se ponga el ambiente.

Estas tiendas especializadas en vinos y licores cada día ofrecen mejores servicios para los eventos, así que puedes acercarte a ellos y preguntar por los paquetes que te ofrecen, incluso podría ser mucho más atractivo permitir que estas empresas se encarguen por completo de las bebidas de tu fiesta para evitar que tú te desgastes yendo y viniendo con cajas de vino.

Otra opción es ir comprando poco a poco, aprovechando los descuentos de temporada. Generalmente los supermercados ponen las bebidas alcohólicas con interesantes descuentos en navidad y año nuevo, y también para fechas como el día de la madre y del padre o inicio de vacaciones de semana Santa y Pascua.

Sugerencias
Es mejor ofrecer el vino por copeo, servido por los meseros, que poner la botella en la mesa. Así tienes mayor control sobre la cantidad de vino que beben tus invitados y conservas una imagen limpia y elegante de tu festejo.

Pídele al banquetero que lleve un estricto control de las botellas, esto lo puedes hacer de dos maneras: solicitarle que entregue al barman sólo botellas cerradas por botellas vacías o, bien, numerando todas las botellas, así al finalizar el evento los responsables tendrán que entregarte tanto las vacías como llenas. Una tercera vía, un poco más complicada, es pedir a una persona de tu entera confianza que se encargue del control de las mismas.

Haz una relación de las botellas que le entregas a la empresa de banquetes que has contratado y pide a tu hermano, papá o mejor amigo que al finalizar el festejo se encargue de verificar qué todo esté correcto. Si has contratado una empresa a consumo, entrégale también la nota de venta, nombre del responsable y teléfonos para que los contacte al día siguiente.

Ahora sí, estamos listos para brindar por los novios, ¡salud y larga vida amorosa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *