Estanterías en casa

Llevar estanterías a casa resulta muy práctico y sencillo gracias al reducido espacio que ocupan y a la enorme organización que nos brindan.

En la sala, la recámara, la cocina, el baño y hasta la cochera, las estanterías son una opción digna de contemplar. Son parte del mobiliario y cumplen un papel fundamental dentro del hogar pues invitan a mantener el perfecto orden dentro de la casa.

Colocar una estantería sólo requiere de una pared lisa con la suficiente superficie para servir de apoyo al mueble, otras más se colocan sobre la pared, procurando un mayor aprovechamiento del espacio. Existen tantos modelos y tamaños que te resultará muy fácil encontrar el adecuado a tus necesidades.

En madera, hierro forjado, aluminio o rejilla; colgantes, con patas o a ras del suelo; grandes, pequeñas o medianas, elígela según el espacio y estilo de tu decoración.

Para organizar los frascos de especias en tu cocina, las sartenes o los contenedores, puedes optar por una estantería colgante, mientras que para las frutas y verduras son más prácticas las rejillas a ras del suelo, las hay con ruedas o sin ellas. Para la despensa puedes optar por aquellas que son altas con varias baldas, te ayudan a mantener el orden y te ahorrarán espacio.

En un baño reducido es más práctico colocar estanterías de rejilla, así el contacto con la humedad no afecta, además de mantener todos los productos al alcance de la mano.

La sala y el comedor poseen un estilo muy particular, por lo que habrá que cuidar los muebles auxiliares que colocamos en ellas. Para la sala puede ser muy útil una con amplias baldas de mucho fondo para colocar en ella lo que desees. En estos casos el material deberá ser complementario a los muebles de estas zonas, por ejemplo, si el comedor es de madera y en color negro, los estantes que se coloquen deberán ser iguales para no romper con la armonía de la decoración.

El lugar que no puede prescindir de estos prácticos objetos es la recámara. Las que mayor espacio ahorran son aquellas que se colocan a cierta distancia del suelo sobre la pared; por lo general se utilizan para colocar libros, revistas, juguetes, etcétera. Los esquineros son otra buena opción aunque no te brindan la misma capacidad.

Y ni que decir de la cochera, aquí la mejor opción, sin duda, es la rejilla o el aluminio, fáciles de limpiar, aunque la segunda brinda más espacio que la primera. Las de madera son poco recomendable pues corren el riesgo de mancharse al contacto con la grasa, el aceite, etcétera.

Cuando decidas adquirir una estantería, opta por aquellas que están realizadas con componentes de calidad y que sean resistentes al peso y al paso del tiempo.

No deben asustarte los espacios pequeños, ya que en el mercado existen diferentes medidas, desde las más grandes hasta las más reducidas. Hay mucho materiales muy variados que pueden ser de gran utilidad para fabricar estos prácticos muebles, permitiéndote elegir las más apropiadas según tus preferencias y guardando siempre la armonía decorativa con el resto de tus muebles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *