En busca de límites

¿Cuidar su vida de pareja sin descuidar su entorno social? Es un equilibrio que puede estar a tu alcance si actúas con prudencia y mucho tacto. ¿Te atreves?

La familia y los amigos son parte esencial de la vida; pero cuando se está a punto de iniciar el compromiso de una vida en pareja se deberán establecer límites claros para que el matrimonio se convierta en una experiencia realmente feliz logrando el equilibrio entre matrimonio y relaciones sociales.

Al comprometerte al cien por ciento con tu pareja, tienen que planear de forma realista la vida de casados, la convivencia diaria y la rutina de equipo que se va a desarrollar de forma casi mecánica, tomando en cuenta una gran cuestión que afectará a ambos por igual: las relaciones sociales que forman parte de su pasado, presente y futuro. Al regreso de la luna de miel sus familias y amigos más queridos tendrán que ser trasladados a su vida matrimonial. Éste es sin duda uno de lo grandes retos que tendrán que enfrentar con paciencia y comprensión.

Juntos pero no revueltos
En esta nueva etapa su mayor deseo será disfrutar al máximo su vida de pareja, y para redondear aún más su felicidad necesitarán de su familia y amigos. Pero, ¿qué lugar ocuparán ahora en sus vidas?

Como explica Gabriela Bonilla, psicoterapeuta de pareja, los primeros tres años de casados son cruciales en toda relación pues es el periodo de adaptación que culminará con la consolidación de una dinámica real entre ellos.

“Al principio, el entorno familiar y las amistades más cercanas suelen inmiscuirse, casi de forma espontánea, en todo lo que tiene que ver con la nueva pareja y sus decisiones, aunque lo hacen sin ánimo de crear conflictos o roces en el nuevo matrimonio. El entorno más allegado de ambos puede aconsejarlos; es normal que quieran ayudar, pero todo con límites, para que la pareja no se sienta invadida en su propia relación”, comenta la especialista.

Los límites que deberán establecer requieren de una gran precisión que tendrá como fin el bienestar de ustedes mismos; estos lindes, a la par, les harán controlar a la perfección la relación hacia con los suyos sin tener que pasar por los típicos momentos de tensión o confusión.

La intimidad, tesoro a custodiar
Combinar su espacio íntimo con sus redes sociales puede ser toda una aventura de la que aprenderán constantemente: lograr el equilibrio entre los espacios personales y sociales es lo ideal en cualquier matrimonio. Gabriela Bonilla hace las siguientes recomendaciones para marcar límites sin crear conflicto:

Respetar la intimidad de pareja y la individualidad de cada uno es imprescindible para sentirse satisfechos, pero sin olvidarse de las personas que se encuentran a su alrededor.
Ayudar a sus familiares y amigos para que comprendan su papel en la nueva relación será una tarea que les pertenece. La comprensión y el cariño harán más fácil el camino, y fomentarán la cercanía y la armonía entre todos.
Entender y respetar los lazos sociales de tu pareja y viceversa, será fundamental a la hora de establecer pautas de conducta entre ustedes y sus seres queridos.

La recompensa de esta actitud conciliadora será lograr un buen entendimiento y ganas de convivir con sus respectivas familias y amigos en la medida de lo posible, sin necesidad de que se sientan incómodos el uno con el otro. Recuerda que los límites que establezcan hacia fuera requerirán de una excelente comunicación para no entorpecer sus relaciones afectivas ni propiciar que cada uno “jale por su lado”.

La comunicación y el entendimiento entre ustedes harán que el disfrute de los suyos se dé de forma natural. Cuidar su relación y buscar convivir con aquellos que están a su lado les permitirá disfrutarse y crecer como pareja en armonía, para que su vida sea un regalo para los dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *