Los grandes ¡también fueron niños!

En esta ocasión, nos deleitaremos con algunas anécdotas de los grandes personajes de la historia, entre ellos Chaplin, Franklin Roosevelt, Picasso y Lewis Carroll, referentes a diversos puntos que convergen en el tema central del mes: la infancia. ¡Disfrútalas!

Charles Chaplin
Charles Chaplin irrumpió en el negocio del espectáculo a la edad de cinco años debido a que su madre, una artista de variedades, perdió la voz durante su actuación y tuvo que dejar el escenario; entonces Charlie salió a escena y cantó una canción muy conocida. A mitad de la canción cayó una lluvia de dinero al escenario. Charlie dejó de cantar y dijo al auditorio que iba a recoger primero el dinero y después terminaría la canción. Los espectadores rieron. Esta fue la primera de millones de risas en la fabulosa carrera de Charlie Chaplin.

Franklin Roosevelt
Cuando ya era presidente de los Estados Unidos, y su madre tenía más de ochenta años de edad, Franklin Roosevelt (1882-1945) comentó que nunca en toda su vida había salido de casa sin que su madre gritara tras él: “¡Franklin!, ¿estás seguro de que llevas ropa lo bastante caliente?”.

Pablo Picasso
Un error, dramático y casi fatal, señaló el nacimiento de Pablo Picasso. La partera, creyéndolo nacido muerto, lo había abandonado sobre una mesa; mas su tío, un médico que fumaba puro, lo revivió con una ráfaga del aire necesario (aunque lleno de humo) en sus pulmones.

Lewis Carroll
En una anotación hecha en su diario el 2 de agosto de 1882, Lewis Carroll (autor y editor), calculaba que aun cuando lograra vender todos los ejemplares de su primera impresión de Alicia en el País de las Maravillas, que era de 2,000 ejemplares, perdería de todos modos 200 libras. Vendiendo otros 2,000 ejemplares, obtendría 200 libras. Si pudiera vender otros ejemplares además de los dichos, entonces lograría una mayor ganancia, pero “eso difícilmente lo puedo esperar”. Antes de su muerte en 1898, había vendido cerca de 180,000 ejemplares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *