Los básicos del guardarropa

¿Alguna vez te has encontrado de pie frente al clóset en busca de tu atuendo del día y, por más tiempo que dedicas, no consigues encontrar algo que sea de tu agrado?

A todas nos ha sucedido que en más de una ocasión hemos dado vueltas en nuestra mente al por qué de habernos comprado toda esa ropa si no sirve para completar un atuendo, ¡uno solo! Y justamente hoy que tenemos un centenar de cosas por hacer y ya tan vamos tarde.

Sé lo que se siente estar así. A todas nos ha sucedido el día menos apropiado y en el momento más inoportuno.

Para que tu vida sea más sencilla y que vestirte no sea un problema sino un gusto, te voy a compartir lo que he hecho con gran parte de las personas a las que he asesorado: les recomiendo que tengan en su guardarropa piezas básicas. Estas prendas se adaptan a todos los presupuestos, son fáciles de adquirir, pasan la prueba del tiempo y te sacan siempre de apuros.

Vestido negro
Toda mujer debe tener un vestido negro de buena calidad, que llegue a la rodilla o un poco más arriba dependiendo del gusto, que tenga una figura que favorezca y que sea tan sencillo que lo puedas llevar a un coctel, a una entrevista de trabajo o a la oficina.

Jeans
Son la pieza más versátil del guardarropa. Búscalos en un color azul marino, el más oscuro que encuentres, con un corte favorecedor, y de un largo que te permita usarlos con zapatillas y con zapatos de piso. Usa las primeras para un look más femenino y sofisticado y las segundas para caminar grandes distancias.

Blusa blanca
Jamás se verá pasada de moda o aburrida. La blusa blanca puedes usarla con falda o pantalón y le puedes agregar el accesorio que mas te guste. Escoge una de tela que tenga caída, que no tenga bolsas y, de preferencia, ten una de manga larga para invierno y una de manga tres cuartos para el verano.

Falda negra de tubo
Llega hasta la cintura o un poco mas arriba, como su nombre lo indica, tiene la forma de un tubo o un cigarro, es angosta, y puede llegar hasta la rodilla o debajo de ella. La falda negra de tubo favorece a todo tipo de cuerpo, no importa si eres pequeña, grande, alta o bajita, todas nos vemos más delgadas con ella.

Blazer
Esta prenda es básica y convierte un guardarropa casual en uno más sofisticado. El de un solo botón es el que favorece a todo tipo de figuras y se ve bien en todo momento. Puedes usarlo del color que más le combine al resto de tus prendas. Si eres un poco más informal compra un blazer de pana o de lana. Si eres más sofisticada busca uno de corte impecable y tela fina. Lo puedes llevar con jeans, con el vestido negro, la falda negra o la blusa blanca.

Zapatillas negras
Busca unas que tengan la punta alargada, para que estilicen tus piernas, las de piel tratada —que son un poco brillosas— se ven más elegantes, el tacón puede ser el de tu preferencia, aunque debes recordar que el tacón alto estiliza la figura completa y hace que te veas hasta cinco kilos más delgada.

Flats
Usa unos zapatos de piso con la punta redonda para esos días en los que tienes que desplazarte grandes distancias. Pueden ser lisos o de algún color de tu preferencia, pero recuerda que los zapatos son uno de los accesorios que más reflejan tu personalidad, así que escoge unos que hablen muy bien de ti.

Bolsa
Una bolsa espectacular hace que toda tu ropa se vea de mejor calidad y te da a ti un aspecto más sofisticado. Es importante que al escogerla tengas en cuenta las actividades que realizas todos los días y el espacio que necesitas para tus objetos personales. Una bolsa versátil debe permitirte usarla con la mayoría de tus prendas. Te recomiendo que tengas una grande para el día y una más pequeña para la noche.

Accesorios
Le dan a tu outfit un toque personalizado. Exprésate y dale rienda suelta a tu imaginación, escoge un accesorio para que sea el protagonista y agrega los demás para hacer tu atuendo más dramático. Recuerda que los accesorios no deben competir entre ellos. Los accesorios de plástico pueden arruinar hasta el guardarropa más sofisticado. Busca aquellos que aporten algo a tu estilo y recuerda verte en el espejo antes de salir, para que compruebes que todo el conjunto se ve bien.

Organiza tu clóset por tipo de ropa, es decir, la ropa de trabajo, la de noche, la de fin de semana —no por colores— para que te sea más sencillo localizar las prendas y combina estos básicos con el resto de tu guardarropa. Estoy segura que te evitarás muchos dolores de cabeza por las mañanas, cuando te vistas, además de que siempre lucirás increíble. ¡Que disfrutes de tu nuevo guardarropa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *