Brochas y pinceles para maquillaje

Sin lugar a dudas, las brochas y los pinceles son herramientas básicas para lograr un maquillaje perfecto. Si aún no los has probado, este podría ser un buen momento.

Es común que al adquirir algún estuche de sombras o rubor, éstos incluyen una brochita con punta de esponja o un aplicador en forma de paleta, bastante útiles para lograr la correcta aplicación del cosmético, sin embargo, no son suficientes. Por esa razón, en el mercado existe una gran cantidad de juegos de brochas y pinceles, artefactos que facilitan la aplicación del maquillaje a la par de brindar un acabado mucho más fresco y natural.

Al momento de adquirir estos enseres de beleza, te recomendamos que tomes en cuenta dos puntos: en primera, que las cerdas estén bien fijadas a la base metálica de la brocha o del pincel, si con sólo acariciarla se comienzan a caer el pelo es señal de que no es de buena calidad y, en segunda, considera que las cerdas posean una textura suave ya que las zonas donde las utilizarás son muy sensibles y pueden dañarla. Evita comprar estos productos sin antes revisar sus cualidades.

Para los ojos
Para maquillar los ojos se pueden utilizar pinceles, brochas y cepillos. La brocha para sombras tiene el grosor aproximado al dedo pulgar y está redondeada; sirve para aplicar la sombra base y su modo de empleo consiste en pasarla sobre la sombra, soplarle para eliminar el exceso, y extender la sombra por el párpado con movimientos suaves de adentro hacia fuera.

La brocha irregular o para el pliegue del párpado es del tamaño aproximado de la uña del dedo índice y se caracteriza por tener las esquinas redondeadas. Es delgada y se utiliza para aplicar sombra en el pliegue. Cuando se van a aplicar colores oscuros, hay que manejarla con más cuidado por que puede marcar mucho el color y dar una apariencia muy dura.

Si deseas delinear el ojo con sombra, te sugerimos optar por un pincel sesgado, es decir, su corte es inclinado para dar una mayor definición a la base de las pestañas, tanto superiores como inferiores. Su diseño es especial para el trabajo meticuloso.

El cepillo para las pestañas es el aplicador de rímel con el cual ya estás familiarizada. Su uso correcto radica en aplicarlo desde la base de las pestañas hasta las puntas con un solo movimiento. Para separar las pestañas jamás utilices el aplicador de rímel, mejor emplea el peine que viene junto con el cepillo para las cejas.

Para los labios
El lápiz delineador y el tubo de labios nos son las únicas opciones para lograr una boca delineada correctamente, existen dos tipos de pinceles que te pueden ser de mucha utilidad.

Los pinceles para delinear los labios son muy delgados y puntiagudos, con lo cual se consigue una mejor definición del contorno del labio.

Los pinceles para rellenar son más gruesos, similares a los pinceles para acuarela, y la ventaja de usarlos es que permiten una mejor aplicación de los labiales cremosos o en gloss.

Para las mejillas y el rostro
Para aplicar el blush hay también una brocha especializada. Su grosor no tiene una medida estándar, pero generalmente, son del ancho de una cuchara cafetera. La mejor forma de usarla es cargarla ligeramente de rubor y aplicarla sobre las mejillas con movimientos ascendentes, sin restregarla para no crear un efecto de chapitas de muñeca.

La brocha ideal para aplicar el polvo traslúcido es la gorda. Esta brocha es la más grande todas y sirve para lograr una aplicación uniforme del polvo. Un buen consejo al momento de usarla es empezar la aplicación del polvo en la frente y terminar en la barbilla o el cuello.

Cuidados
– Después de usar brochas, pinceles y cepillos, elimina la acumulación de maquillaje pasándolas suavemente por un pañuelo desechable hasta que ya no deje rastros color.
– Con cierta frecuencia, cada dos semanas o cada mes, lávalos con jabón suave, sin frotar, más bien acariciándolas, y enjuágalas con agua a temperatura ambiente.
– El mejor indicio de que es tiempo de cambiar tus broch o pinceles, es cuando las cerdas se desprenden o se trozan con facilidad o, bien, cuando comienzan a sentirse ásperas.

Ahora que ya sabes para que son útiles las brochas, cepillos y pinceles puedes mejorar mucho tu maquillaje y lucir más hermosa que nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *