Belleza gourmet

Una persona gourmet posee un gusto sumamente refinado que deviene de su amplio conocimiento en materia gastronómica; ser gourmet conlleva todo un estilo de vida, es gozar no sólo de los mejores sabores sino que enfocarse al buen vestir y a la buena música.

En términos de belleza, hablar de maquillaje gourmet bien podría ser abordar el maravilloso arte de lograr la notable perfección de la piel mediante ingredientes propios de la gastronomía.

Y es que, personalmente, me interesa que la novia luzca bellísima en el día de su boda, para lograrlo debemos de comenzar a trabajar desde sus orígenes: la piel. Lo primero será lograr un cutis bien cuidado y humectado a través de ingredientes naturales, nada más saludable para lucir un cutis de porcelana; esto ayudará a la novia a lucir un rostro mucho más fresco y radiante sin tantos artificios. Los ingredientes los tienes al alcance de tu mano, toma nota.

Evita tocar tu rostro con las manos sucias, pegar tu rostro a la bocina del teléfono, ir a dormir sin limpiar tu rostro y, por favor, nunca exprimas las espinillas o barritos, recuerda que la pus que de ellas sale infecta las zonas aledañas produciendo mayores brotes. Además, cambia con frecuencia las fundas de tu almohada. 

 
Limpia tu rostro perfectamente antes de aplicar cualquier crema. Un exfoliante casero muy efectivo y refrescante es la mezcla de 2 cucharadas de yogur natural, 2 cucharadas de avena y 1 cucharada de azúcar, con las yemas de tus dedos aplica esta mascarilla dando un suave masaje circular sobre tu rostro y déjala actuar durante 10 minutos, posteriormente retírala con agua.
Para cerrar los poros en un cutis graso, bate una clara de huevo con el polvito de una cápsula de vitamina C y aplícala a manera de mascarilla, una vez seca enjuágala. Esta sólo puedes aplicarla por la noche, ya que no te debe dar el sol hasta el día siguiente.

Rocía tu rostro con agua mineral refrigerada antes de aplicar la crema de día, así tu cara se verá humectada por más horas ya sea que te maquilles o no.

Abre una cápsula de vitamina E para aplicártela sobre el rostro y las manos, déjala actuar toda la noche para suavizar las líneas de expresión y la resequedad.
Si amaneces con los ojos hinchados tienes tres opciones para solucionarlo: colocar rodajas de pepino o papa, o bolsitas de té de manzanilla frías sobre los párpados al menos por 10 minutos. 
Recuerda que sol, tabaco y alcohol son los que más provocan envejecimiento prematuro, por salud y belleza, evítalos al máximo.

Por último, no me canso de recomendarles tomar a diario 1 cápsula de vitamina E y C, son los más potentes antioxidantes —me lo recomendó mi nutrióloga—, reducen el estrés, la fatiga, nutren, equilibran el pH del cutis y previenen infecciones. ¿Quieres alguna otra razón?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *