Un “Sí quiero” muy romántico

Esta vez, la espléndida Hacienda Puerto de Sosa fue el idílico escenario donde los felizmente desposados, Caro y Ángel, además de bailar el romántico vals, brindaron por su eterna felicidad bajo una hermosa atmósfera bastante romántica. ¿Quieres ver cómo nos quedó?

Desde la hermosa capilla colonial de la Hacienda Puerto de Sosa, su
espléndido lago, los detalles de papel picado, las estrellas de hojas de lata
luminosas, las muñecas de cartón, los angelitos de plata y hasta la barra de
postres, hermosos elementos que te ayudarán a lograr una boda con acentos
mexicanos muy glamourosos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *