Cuánto gastaremos

 maravilloso que surja esta cuestión pues habla de jóvenes responsables que desean presupuestar su gasto para lograr una boda maravillosa, y no convertir el sueño de toda la vida en una deuda interminable. Y esto es para todos, tanto para los que tienen en abundancia como para los que cuidamos los centavos.

Cuánto gastaremos. Eso sólo depende de ustedes. Hay en el mercado miles de opciones verdaderamente profesionales para cada presupuesto. Lo primero es determinar qué queremos y con cuánto lo lograremos. Aquí sí es sólo a ustedes dos, no la opinión de mamás, amigas, abuelitas, tías y un largo etcétera, y mucho menos al qué dicta o exige la sociedad como moda en las nupcias, que aunque todo esto será tomado en cuenta, no será fundamental para crear el Gran Día pues el resultado final siempre será al gusto de los novios.

Los gastos
Regularmente los gastos incluirán los siguientes factores enlistados en un orden que va desde lo más caro hasta lo más económico: el festejo de bodas (salón, banquete, música, mobiliario, arreglos), la nueva casa y su amueblamiento, la luna de miel, el anillo de compromiso, el vestido y ajuar de los novios, el templo y su decoración, la fotografía y el video, el pastel, los impresos (invitaciones, menús, misales), los recuerdos, la ceremonia civil, la noche de bodas, la preservación del vestido de novia y del ramo, y la limpieza del traje del novio.

Pero este esquema se adaptará a cada pareja, es decir, los novios invertirán más en lo que ellos consideran más importante. Para algunos lo es el salón, para otros la música y hay quienes opinan que el banquete debe ser primordial. Incluso existen parejas que prefieren realizar una mayor inversión en su futuro hogar y hasta quienes prefieren el súper viaje lunamielero. Cada una de estas decisiones es válida porque es lo que cada pareja desea.

Por otro lado, hay parejas que sacrifican ciertos rubros de su boda para engrandecer otros aspectos, por ejemplo, novias que son felices con el vestido que les prestará la amiga porque quieren invertir ese capital en traer un fotógrafo del extranjero e incluso parejas que prefieren guardar su luna de miel para después y mientras realizar una fiesta majestuosa.

De dineros
En esto del gasto de la boda ya quedo atrás qué le toca a cada quien, lo más importante es que ambos participen tanto en la planeación como en el desembolso, pues si todo lo organiza uno el otro no valorará su esfuerzo y si todo lo paga el otro el que no invierte no valora el trabajo de quien aportó el dinero. Para quienes contarán con el apoyo de sus familias, qué aunque suene raro todavía los hay, la recomendación es presentarles cotizaciones de lo que ustedes desean, para que ellos, basados en sus gustos, decidan con qué los pueden ayudar.

Muchos novios deciden abrir una cuenta de cheques conjunta y todo gasto de la boda sale de ella; es una manera muy buena de controlar el presupuesto que se han determinado gastar pues la chequera jamás mentirá. Gastar mucho en la boda no implica éxito matrimonial; la cantidad gastada no asegurará la felicidad de la pareja, más bien lo hará la comunicación y el trabajo en equipo que se verá reflejado en su organización y manejo del presupuesto.

La fecha
Por lo general, para quienes se casan a la iglesia el templo da la pauta para la planeación, pues sin templo no hay boda. Pero, también se da el caso de que los novios deseen un salón o jardín en específico, en este caso, teniendo la fecha contratada podrán dar rienda suelta a sus planes.

Consejos
Realicen una planeación muy específica basada en el concepto o tipo de boda que desean y apéguense al presupuesto, es decir, determinen qué quieren (boda de día, de noche, en jardín, en salón, en la playa, estilo campirana, formal, de etiqueta) y conforme a su presupuesto, vean qué pueden lograr.

Elaboren una lista de los servicios y productos primordiales que necesitarán para su boda (pueden basarse en el planeador que viene en la Guía Nupcial).
Coticen cada servicio o producto al menos con dos proveedores (no siempre el más barato es el mejor) y de cada uno pidan referencias a clientes anteriores. Esto les servirá para verificar si su oferta es real o si sólo prometen para ganar la venta aunque esto implique el incumplimiento del contrato.
Reduzcan gastos si surgen otras prioridades. En el camino encontrarán diez mil maravillas que ni por la mente les habían cruzado y que no están contempladas en su presupuesto; si planean adquirirlas, reduzcan gastos en otros rubros, por ejemplo, si a última hora se les antojó llevar pirotecnia, pueden reducir su lista de invitados, eliminar la fuente de chocolate, etcétera.
Tener un fondo para emergencias. Es muy común que en la organización de la boda e incluso el mismo día del festejo, aparezcan productos o servicios que no estaban contemplados y que son realmente importantes por ello siempre resultará muy acertado tener un guardadito de dónde echar mano.
Inicien los preparativos de la boda con tiempo, esto les propiciará una gran tranquilidad, adáptense a su presupuesto y disfruten de los preparativos.

Asesoría de expertos
Con la planeación de su boda necesitarán la asesoría de expertos profesionales en el ámbito de los eventos sociales, apoyo que brinda la Asociación de Consultores Nupciales de Latinoamérica (ABC), que ya tiene sede en Guadalajara, y donde además encontrarán un amplio listado de prestadores de servicio sumamente profesionales y en constante capacitación.

Esta asociación realiza reuniones el tercer miércoles de cada mes y son encabezadas por Consultores Nupciales expertos en el tema quienes además de responder las dudas de las parejas brindan consejos para la planeación de la boda. Si les gustaría asistir saquen cita al teléfono: (01 33) 3630 9421, con la Sra. Cristo o Véanlo de la siguiente manera: si su boda es sólo un evento social, así será su vida matrimonial, vivirán tratando de agradar a esa sociedad que es ingrata e insatisfecha, que exige y exige y nunca da nada a cambio. Pero, si el fin de su boda es trasmitir a sus seres queridos la inmensa alegría de su unión y la felicidad que les produce este bello compromiso, entonces su boda será el verdadero reflejo de su vida futura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *