Quinta San Carlos

Salir de fin de semana a mi casa de campo, es como podría describir el sentir que nos dio la visita a Quinta San Carlos. La hermosura del lugar, la calidez de su gente y la perfecta armonía entre naturaleza y la finca, hacen de este espacio el perfecto refugio para pasar un fin de semana en total relax.

A una hora de la ciudad de Guadalajara, Jal. se encuentra San Pedro Tesistán en el municipio de Jocotepec, bañado por las aguas del lago de Chapala y con uno de los mejores climas que ofrece el país, enclave en el que nos encontramos el bed and breakfast, Quinta San Carlos, casa club de estilo arquitectónico mexicano contemporáneo construida con piedra de adobe, barro natural, madera, cantera y ladrillo, rodeada por 2,500 metros cuadrados de pletórica vegetación y con inigualable vista al lago de Chapala.

Tras un breve recorrido por la instalaciones nos encontramos con la alberca rodeada de exuberantes jardines y antojables tumbonas de hierro forjado; un fascinante jacuzzi al aire libre —que resultó más grato al caer la noche gracias a que posee temperatura controlada—, canchas de tenis, capilla, disco, salón de juegos y un sin fin de atracciones y actividades que te hacen sentir en esa casa de campo con la que siempre soñaste. Al llegar a nuestra habitación nos encontramos una master suite con bóveda catalana de estilo mexicano elegantemente decorada, muebles mexicanos con cómoda king size, iluminación indirecta, terraza volada y tina de baño que hace las noches más romántica gracias a su imponente cúpula que permite contemplar la luna y las estrellas.

El desayuno que sirven es realmente vasto, compuesto de jugos, frutas, cereales, leche, café o té —para empezar—, seguidos de unas enchiladas verdes que los harán recordar a la abuela. La salsa roja con tiras de poblano merece mención aparte, ¡deliciosa! Si viajan en familia pueden rentar toda la villa con la opción de contratar a la cocinera para que prepare los alimentos no incluidos.

Si su gusto es gourmet, a escasos cinco minutos se encuentra el Criadero Romher-Wagner o Granja los Faisanes, atendido por sus propietarios Javier Romher y Laura Wagner. Criadero de aves exóticas y de caza más grande de Latinoamérica, donde podrán encargar un faisán, perdiz, pato o codornices salvajes —plato que podrá prepararles la experimentada cocina de Quinta San Carlos— acompañado de alcachofas recién cosechadas, o quizá deleitarse con sus frambuesas y fresas, pues además de criadero es granja productora con calidad de exportación y cosechas de insuperable calidad gracias a su microclima.

¿Amantes del deporte? Tomen la bici de montaña y aventúrense en los cerros vecinos donde dejarán fluir la adrenalina al máximo; deportes acuáticos, velerismo, kayac, canoas, esquí acuático, pesca, cuatrimotos y un sin fin de actividades de recreación son lo que les espera en Quinta San Carlos.

Fue para mí una muy grata sorpresa encontrar este apacible lugar a sólo una hora de la zona metropolitana de Guadalajara, ¡vale la pena visitarlo!

Quinta San Carlos
Fecha de inauguración: octubre de 2007.
Categoría: Especial, Miembro de la Asociación de Haciendas y Casas Rurales de Jalisco.
Estilo arquitectónico: Hacienda.
Número de habitaciones: 12 habitaciones hermosamente decoradas, todas con Sky y amenidades: 8 dobles, 2 king size, 1 múltiple y 1 suite master (una de ellas con facilidades para discapacitados)
Instalaciones: alberca, jacuzzi al aire libre con temperatura controlada, cancha de tenis, sala de juegos (juegos de mesa, billar, hockey, ping pong, karaoke), capilla, kiosco, discoteca-sala de conferencias equipada con tecnología de punta en luz y sonido, terrazas descubiertas y terraza techada con bar, pantalla gigante con Sky y chimenea. Imponentes áreas verdes.
Servicios: servicio personalizado, coctel de bienvenida y desayunos.
Servicios extra: servicio de masajes (previa reservación)
Gastronomía: amplia gama de opciones en comida tradicional mexicana, antojitos y cocina de especialidades.
La cava: vasta selección de los mejores vinos y licores nacionales e importados. Bodas y eventos: amplios jardines y terrazas con capacidad de hasta 1,500 invitados; hermosa capilla, discoteca, toldos, mobiliario, servicio de Valet Parking, suite nupcial con terraza propia y asesoría en banquetes.
Actividades por realizar: paseos en kayaks, cuatrimoto y a caballo por la ribera del lago y por los pintorescos pueblos aledaños.
Lugares cercanos: la Granja Los faisanes, criadero de aves exóticas más grande de Latinoamérica; senderismo interpretativo a El Sauz y La Cruz; visita al malecón de Jocotepec, Ajijic y Chapala.
Lo mejor del lugar: la vista al lago de Chapala, 180 grados de paisaje acuático por un lado, y del lado contrario paisaje montañoso; instalaciones espectaculares y calidez en el servicio.
Nuestras sugerencias: la creación de un restaurante dentro de sus instalaciones.
Para futuros huéspedes: sus instalaciones, servicio y ubicación se encuentran en un lugar privilegiado que hacen de éste, un espacio único para el descanso y la convivencia familiar.

* Fotografía: Rafael Saavedra Meza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *